HOME                     LINKS                       CONTACT                      

6 jun. 2013

GRANADA SI CUENTA




LAPIDO      "FORMAS DE MATAR EL TIEMPO"
Confieso de antemano que no he sido seguidor de José Ignacio Lapido, ni siquiera en su época de miembro de 091 o de Lagartija Nick. El boca a boca de los últimos meses, coincidiendo con la salida de éste su postrer trabajo, "Formas De Matar El Tiempo", los comentarios en blogs y revistas especializadas me animaron a adquirir éste disco.

Después de unas cuantas y atentas escuchas, sin demasiado esfuerzo hay que decirlo, ya que el disco te atrapa al instante, me preguntaba como iniciar mi "crítica" al mismo. Me vino a la cabeza, de improviso, una frase de un conocido escritor español sacada de una reciente entrevista realizada en un programa de Radio 3. Hablando de la poesía actual, en términos generales, venía a decir que ésta se enfrenta hoy en día "a una especie de acabamiento"..., y que..., "actualmente la poesía más real, más incisiva, se encuentra fuera de los circuitos propios de los autores literarios, más alineada en las plataformas de otras artes, como la música"...(sic)

Concibo, pues, de acuerdo a lo apuntado anteriormente, el "Formas De Matar El Tiempo" como un disco de rock-poético, y no es que se trate de un nuevo estilo, simplemente que la fuerza lírica de los textos en este trabajo es de tal importancia que prima, sobre todo, la emoción poética, el encuentro acertado entre palabras y paisajes interiores, el acierto preciso al interpretar vivencias y realidades que, fuera de los conceptos generalmente manidos, se engarzan más brillantemente cuando los versos corren libremente entre sus surcos.

Los temas del disco, todos en su conjunto, como si se tratara de un pequeño poemario, cada uno en particular, como esos versos señalados en el libro de la memoria, brillan con luz propia.

"Vamos a esperar a que las nubes se abran
y que dejen pasar
esa intensa luz majestuosa y rara
como si un dios
nos mirara a la cara" ("Un Día De Perros")

"Un viejo tren abandonado en vía muerta
nos espera a tí y a mí
somos sonámbulos en noche de tormenta,
iremos muy lejos de aquí" ("Muy Lejos De Aquí)



Hay un vaciamiento interior de Lapido, un ansía de desnudarse y mostrar su yo más íntimo, su incredulidad, su desconcierto.


"Rugen las dudas al anochecer
están hambrientas de respuestas
saltarán sobre mí como auténticas fieras" ("Cuando Por Fin")

"Feliz en mis desvarios
es como me siento hoy
tú ves murallas donde yo veo caminos
o puede que sea al revés
y te hable de otro espejismo" ("Desvaríos")

Y le sostienen, momentáneamente, las fuerzas para seguir en el camino y resistir.

"Habrá que inventar un nuevo idioma
que sólo entendamos tú y yo
para hablar de esperanza y de derrota
ya ves, aún quedan cosas por hacer" ("Cosas Por Hacer")

"Ya me veis de nuevo con mi disfraz de sombra
otra vez dispuesto a resistir
os diré en verso lo que escribí en prosa
me temo que la cosa está que arde por aquí" ("Está Que Arde")

Y parece que, al final, asume la imposibilidad de ir contra corriente.

"¿Qué dirás si lo dejamos al azar,
al azar" ("Al Azar")

La cuestión que suele acontecer en aquellos trabajos donde la riqueza lírica se significa es que, en muchos casos, el ritmo musical queda por debajo, como si no alcanzara las cotas de sus hermanas musas. No ocurre en absoluto en "Formas De Matar El Tiempo". Excelentemente arropado por Victor Sánchez a la guitarra, Raúl Bernal a los teclados, Popi González a la batería y Paco Solana al bajo, además de una siempre convincente voz del propio artista (me recuerda a la textura de Josele Santiago de Los Enemigos), el disco discurre fácilmente entre galopes guitarreros Rolling Stones, explosiones rítmicas y melódicas Patti Smith y Bruce Springsteen, baladas intimistas Jackson Browne, medios tiempos melódicos Elvis Costello (los teclados de Bernal ayudan y mucho a esta sensación) o alegrías armónicas de Al Stewart.

Pues bien, Lapido está en el partido. Sirva esta forzada rima para reconocer un más que brillante trabajo del granadino. Habrá que tenerle en cuenta, algo que ya sabían sus seguidores de siempre, acontecimiento que felizmente aborda a aquellos noveles que, como yo, se acerquen a su obra.

10 comentarios:

  1. Excelente reseña, es verdad que las recomendaciones ya son muchas como para dejar pasar el tiempo, ni un día más, me quedé en "cartografía", y el anterior me dejó helado, este puede que sea su mejor disco?, puede, lo escfucharé. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al desconocer sus trabajos anteriores, poco te puedo recomendar en cuanto a si es su mejor disco o no. Quizás esta sea una ventaja. Llegar sin conocimiento previo a Lapido te deja un nuevo sabor de boca, que seguramente sea el que más persista al cabo del tiempo.
      Gracias por tu comentario.
      Saludos,
      JdG

      Eliminar
  2. Sinceridad al máximo en tu reseña, Javier, me ha gustado mucho. Yo sí que soy fan confeso, devoto más bien, del legado de Lapido desde 091, bueno creo que ya lo sabes. Por cierto, dices que fue miembro de Lagartija Nick pero si no me equivoco el que lo fue es su hermano pequeño Victor aunque me suena que Lapido colaboró antes de la publicación del primer trabajo de los Lagartija. Bueno, al grano, no sé si es el mejor disco de Lapido (es difícil superar alguno anterior) pero es otro ejemplo de grandeza del que considero el mejor compositor de este país y con el que incluso creo que su trayectoria en solitario ya supera a la de 091, y decir eso es mucho para alguien que fue muy fan de los granadinos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te tengo entonces Johnny como "el experto lapidiano" de la blogosfera. Aceptado lo de su no permanencia a Lagartija y sí su colaboración.
      Gracias por pasarte.
      Saludos,
      JdG

      Eliminar
  3. A mí también me ha gustado la entrada, Javier. Te recomiendo que busques y escuches los anteriores trabajos de Lapido. Yo me acerqué a él (ya conocía a 091) gracias a un último empujón que me dio Johnny, y mira que le estoy agradecido.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguiré tu consejo Gonzalo. Creo que mi hijo tiene algo de 091 y/o La`pido anterior. Le preguntaré.
      Un abrazo,
      JdG

      Eliminar
  4. Cartografia me encanto tanto que volví a mis antiguos discos de 091, tuve que robárselos a mi hermano que los tenía en su casa sacarlos a hurtadillas: Lapido me ha llevado a estas locuras

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso no se le hace a un hermano Bernardo, aunque por lo que comentas, Lapido es capaz de sacarte de tus casillas.
      Gracias por tu comentario.
      Saludos,
      JdG

      Eliminar
  5. Aunque yo sí soy un seguidor de Lapido desde 091 , suscribo tus palabras acerca de este nuevo gran disco de LAPIDO ; domina nuestra lengua y hace maravillas con ella ; el mejor hacedor de canciones en este momento , quizá junto a Santi Campos , en mi humilde opinión.
    Un Abrazo , me ha gustado mucho la entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un gran compositor, y además tiene un discurso poético que no choca para nada con el imaginario roquero. Es lo que más me ha gustado de él.
      Saludos y gracias por pasarte.
      JdG

      Eliminar